En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles


en-mundo-común-hechos-malos-no-son-castigados-y-buenos-recompensados-el-éxito-se-llevan-fuertes-y-fracaso-débiles
oscar wildemundocomúnhechosmalosnosoncastigadosbuenosrecompensadoséxitosellevanfuertesfracasodébilesel mundomundo comúncomún delos hechoslos malosmalos nono sonson castigadoscastigados ylos buenosbuenos recompensadosel éxitoéxito sese lolo llevanllevan loslos fuertesfuertes yel fracasofracaso loslos débilesen el mundoel mundo comúnmundo común decomún de losde los hechoslos malos nomalos no sonno son castigadosson castigados ycastigados y losy los buenoslos buenos recompensadosel éxito seéxito se lose lo llevanlo llevan losllevan los fuerteslos fuertes yfuertes y ely el fracasoel fracaso losfracaso los débilesen el mundo comúnel mundo común demundo común de loscomún de los hechoslos malos no sonmalos no son castigadosno son castigados yson castigados y loscastigados y los buenosy los buenos recompensadosel éxito se loéxito se lo llevanse lo llevan loslo llevan los fuertesllevan los fuertes ylos fuertes y elfuertes y el fracasoy el fracaso losel fracaso los débilesen el mundo común deel mundo común de losmundo común de los hechoslos malos no son castigadosmalos no son castigados yno son castigados y losson castigados y los buenoscastigados y los buenos recompensadosel éxito se lo llevanéxito se lo llevan losse lo llevan los fuerteslo llevan los fuertes yllevan los fuertes y ellos fuertes y el fracasofuertes y el fracaso losy el fracaso los débiles

Los buenos terminan felices, los malos desgraciados, eso es la ficción; la realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo.La realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todoLos débiles no luchan. Los más fuertes quizás luchen una hora. Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero los más fuertes de todos, luchan toda su vida, éstos son los indispensables.Parecía que el mundo se divide en buenos y malos. Los buenos dormían mejor, mientras que los malos parecían disfrutar de las horas de vigilia mucho más.No lamento los malos tiempos, que se han demostrado que son lo suficientemente fuertes como para superarlos y apreciar los buenos tiempos.Los débiles tienen un arma: los errores de los que piensan que son fuertes.