El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.


el-ruiseñor-se-niega-anidar-jaula-que-esclavitud-no-sea-destino-cría
ruiseñorseniegaanidarjaulaqueesclavitudnoseadestinocríael ruiseñorse nieganiega anidaranidar enla jaulapara queque lala esclavitudesclavitud nono seasea elel destinodestino desu críael ruiseñor seruiseñor se niegase niega anidarniega anidar enanidar en laen la jaulapara que laque la esclavitudla esclavitud noesclavitud no seano sea elsea el destinoel destino dedestino de sude su críael ruiseñor se niegaruiseñor se niega anidarse niega anidar enniega anidar en laanidar en la jaulapara que la esclavitudque la esclavitud nola esclavitud no seaesclavitud no sea elno sea el destinosea el destino deel destino de sudestino de su críael ruiseñor se niega anidarruiseñor se niega anidar ense niega anidar en laniega anidar en la jaulapara que la esclavitud noque la esclavitud no seala esclavitud no sea elesclavitud no sea el destinono sea el destino desea el destino de suel destino de su cría

El ruiseñor se niega anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su críaEl ruiseñor se niega a anidar en la jaula, para que la esclavitud no sea el destino de su cría.La jaula dorada no alegra al ruiseñor.El corazón palpitante es puro teatro en su jaula palpablemente como cualquier ruiseñor.Aunque una jaula sea casi como el tamaño del espacio, siempre será una jaula.Hollywood siempre ha sido una jaula... una jaula para atrapar nuestros sueños.