El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender


el-niño-no-botella-que-hay-que-llenar-sino-fuego-que-preciso-encender
montaigneniñonobotellaquehayllenarsinofuegoprecisoencenderel niñoniño nono esuna botellabotella queque hayhay queque llenarsino unun fuegofuego queque eses precisopreciso encenderel niño noniño no esno es unaes una botellauna botella quebotella que hayque hay quehay que llenarsino un fuegoun fuego quefuego que esque es precisoes preciso encenderel niño no esniño no es unano es una botellaes una botella queuna botella que haybotella que hay queque hay que llenarsino un fuego queun fuego que esfuego que es precisoque es preciso encenderel niño no es unaniño no es una botellano es una botella quees una botella que hayuna botella que hay quebotella que hay que llenarsino un fuego que esun fuego que es precisofuego que es preciso encender

El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender.La educación no es llenar el cubo, sino encender el fuego.La educación no es llenar un balde, sino encender un fuego.Hay quien mira un bosque y no ve sino leña para encender un fuegoEnseñar no debe parecerse a llenar una botella de agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera.El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.