El hombre que no puede admirar nada, y que de ordinario no se maravilla de nada prosternándose en muda adoración..., es como unos lentes sin ojos detrás.


el-hombre-que-no-admirar-nada-y-que-ordinario-no-se-maravilla-nada-prosternándose-muda-adoración-lentes-ojos-detrás
thomas carlylehombrequenoadmirarnadaordinariosemaravillanadaprosternndosemudaadoraciónlentesojosdetrsel hombrehombre queque nono puedepuede admiraradmirar naday queque deordinario nono sese maravillamaravilla dede nadanada prosternándoseprosternándose enen mudamuda adoraciónunos lenteslentes sinsin ojosojos detrásel hombre quehombre que noque no puedeno puede admirarpuede admirar naday que deque de ordinariode ordinario noordinario no seno se maravillase maravilla demaravilla de nadade nada prosternándosenada prosternándose enprosternándose en mudaen muda adoracióncomo unos lentesunos lentes sinlentes sin ojossin ojos detrás

Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, dios no se muda. la paciencia todo lo alcanza, quien a dios tiene, nada le falta. sólo dios basta -Santa Teresa
nada-te-turbe-nada-te-espante-se-pasa-dios-no-se-muda-paciencia-alcanza-a-dios-nada-le-falta-só-dios-basta
El amor no es nada sin ninguna acción. La confianza es nada sin pruebas. El arrepentimiento no es nada sin cambio. -Anurag Prakash Ray
el-amor-no-nada-ninguna-acción-la-confianza-nada-pruebas-el-arrepentimiento-no-nada-cambio