El ambicioso es un esclavo de lo mucho que desea: el hombre libre es el que nada desea


el-ambicioso-esclavo-mucho-que-desea-hombre-libre-que-nada-desea
edward youngambiciosoesclavomuchoquedeseahombrelibrenadadeseael ambiciosoambicioso esun esclavoesclavo delo muchomucho queque deseael hombrehombre librelibre esel queque nadanada deseael ambicioso esambicioso es unes un esclavoun esclavo deesclavo de lode lo mucholo mucho quemucho que deseael hombre librehombre libre eslibre es eles el queel que nadaque nada deseael ambicioso es unambicioso es un esclavoes un esclavo deun esclavo de loesclavo de lo muchode lo mucho quelo mucho que deseael hombre libre eshombre libre es ellibre es el quees el que nadael que nada deseael ambicioso es un esclavoambicioso es un esclavo dees un esclavo de loun esclavo de lo muchoesclavo de lo mucho quede lo mucho que deseael hombre libre es elhombre libre es el quelibre es el que nadaes el que nada desea

El ambicioso es un esclavo de lo que desea, el hombre libre es el que no desea nada.El hombre medio no desea que le digan si el mercado es alcista o bajista. Lo que desea es que le digan, de forma específica, qué valor comprar o vender. Quiere algo por nada. No desea trabajar. Ni siquiera desea pensar.El único amo es el deseo. el verdadero amo de cada uno de nosotros es aquel que tiene el poder de darnos o no, quitarnos o no, lo que deseamos o no. todo hombre entonces, que quiere ser libre, no desea y no rechaza nada que dependa de otros, de lo contrario, necesariamente será esclavoEl hombre es libre cuando nada teme ni nada desea.Cuando ya no desea defender, explicar o combatir a continuación, es el momento de renunciar a... no importa lo mucho que no desea.El hombre es libre en el momento en que desea ser.