El afecto es fructuoso cuando el desprecio nada cría.


el-afecto-fructuoso-desprecio-nada-cría
sergio badilla castilloafectofructuosodesprecionadacríael afectoafecto eses fructuosofructuoso cuandoel despreciodesprecio nadanada críael afecto esafecto es fructuosoes fructuoso cuandofructuoso cuando elcuando el desprecioel desprecio nadadesprecio nada críael afecto es fructuosoafecto es fructuoso cuandoes fructuoso cuando elfructuoso cuando el despreciocuando el desprecio nadael desprecio nada críael afecto es fructuoso cuandoafecto es fructuoso cuando eles fructuoso cuando el despreciofructuoso cuando el desprecio nadacuando el desprecio nada cría

Desprecio: El desprecio, en psicología y otras ciencias sociales, es una intensa sensación de falta de respeto o reconocimiento y aversión. El desprecio supone la negación y humillación del otro de quien se pone en duda su capacidad e integridad moral.De nadie me duele un desprecio; porque, o te quiero, o no te quiero. si no te quiero, obviamente no me duele para nada tu desprecio; y si te quiero, sifriré estoicamente todo en nombre de ese cariño.Nunca te arrepientas de nada que haya hecho con un afecto sincero; nada se pierde lo que nace del corazón.¡No habléis nunca de un afecto malgastado! Un afecto jamás fue baldío.Nada de eso; a hombres de tanto, de tantísimo talento, se les puede dispensar el desprecio que muestran hacia nuestra humildad. Nada, amigo mío; nada, señor don José: está usted autorizado para todo, para todo, incluso para decirnos que somos poco menos que cafres.No hables de afecto perdido, el afecto nunca es en vano