El éxito nunca depende del tamaño de nuestro cerebro. Siempre depende del tamaño de nuestros pensamientos.


el-éxito-nunca-depende-del-tamaño-nuestro-cerebro-siempre-depende-del-tamaño-nuestros-pensamientos
athar azeeméxitonuncadependedeltamañonuestrocerebrosiemprenuestrospensamientosel éxitoéxito nuncanunca dependedepende deldel tamañotamaño dede nuestronuestro cerebrosiempre dependedepende deldel tamañotamaño dede nuestrosnuestros pensamientosel éxito nuncaéxito nunca dependenunca depende deldepende del tamañodel tamaño detamaño de nuestrode nuestro cerebrosiempre depende deldepende del tamañodel tamaño detamaño de nuestrosde nuestros pensamientosel éxito nunca dependeéxito nunca depende delnunca depende del tamañodepende del tamaño dedel tamaño de nuestrotamaño de nuestro cerebrosiempre depende del tamañodepende del tamaño dedel tamaño de nuestrostamaño de nuestros pensamientosel éxito nunca depende deléxito nunca depende del tamañonunca depende del tamaño dedepende del tamaño de nuestrodel tamaño de nuestro cerebrosiempre depende del tamaño dedepende del tamaño de nuestrosdel tamaño de nuestros pensamientos

El éxito nunca se logra por el tamaño del cerebro. Siempre se logra por el tamaño de sus pensamientos. Siempre tienen un pensamiento positivo.Posibilidad o imposibilidad no depende del tamaño de nuestra meta, sino en el tamaño de nuestra fe...La belleza depende tanto del tamaño como de la simetría.Nuestro objetivo es reducir el tamaño del gobierno para el tamaño en el que podemos ahogarlo en una bañera.La masa de sus visiones depende del tamaño de sus sueños y la distancia que puede cubrir en un plazo determinado de su vida.El tamaño de la mochila del peregrino es inversamente proporcional al tamaño de su cartera.