Dios es el unico ser que para reinar no tiene siquiera la necesidad de existir.


dios-unico-que-reinar-no-siquiera-necesidad-existir
anónimodiosunicoquereinarnosiquieranecesidadexistirdios esel unicounico serser queque parapara reinarreinar nono tienetiene siquierasiquiera lala necesidadnecesidad dede existirdios es eles el unicoel unico serunico ser queser que paraque para reinarpara reinar noreinar no tieneno tiene siquieratiene siquiera lasiquiera la necesidadla necesidad denecesidad de existirdios es el unicoes el unico serel unico ser queunico ser que paraser que para reinarque para reinar nopara reinar no tienereinar no tiene siquierano tiene siquiera latiene siquiera la necesidadsiquiera la necesidad dela necesidad de existirdios es el unico seres el unico ser queel unico ser que paraunico ser que para reinarser que para reinar noque para reinar no tienepara reinar no tiene siquierareinar no tiene siquiera lano tiene siquiera la necesidadtiene siquiera la necesidad desiquiera la necesidad de existir

Dios es el único ser que para reinar no tuvo ni siquiera necesidad de existirDios es el único ser que para reinar no tuvo ni siquiera necesidad de existir.Si dios nos castigara por lo malo que hacemos, entonces sería que dios tiene necesidad de eso. ahora, dime, ¿crees, sinceramente, que dios tiene necesidad de algo?El que no es capaz de vivir en sociedad, o que no tiene ninguna necesidad porque él es suficiente por sí mismo, tiene que ser una bestia o un dios.Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...A falta de Dios, tenemos necesidad de un hombre atrevido que, poniendo por encima de todo la libertad y la franqueza, proponga con confianza lo que juzgue mejor para el público y para los particulares, y haga reinar en los corazones corrompidos el orden y la honestidad que tenemos derecho a esperar de nuestras leyes; que se oponga con energía a las pasiones más violentas; y que, aun cuando no encuentre entre los hombres nadie que le auxilie, esté resuelto a seguir sólo el partido de la recta razón.