Dios se ve a Dios en la estrella, en la piedra, en la carne, en el alma y el terrón


dios-se-ve-a-dios-estrella-piedra-carne-alma-y-terrón
robert browningdiosseveestrellapiedracarnealmaterróndios sese vedios enla estrellala piedrala carneel almaalma yel terróndios se veve a diosa dios endios en laen la estrellaen la piedraen la carneen el almael alma yalma y ely el terrónse ve a diosve a dios ena dios en ladios en la estrellaen el alma yel alma y elalma y el terróndios se ve a diosse ve a dios enve a dios en laa dios en la estrellaen el alma y elel alma y el terrón

En Dios alabaré su palabra, en Dios he confiado; No temeré Lo que la carne me hiciere. (Salmos 56: 4)Busqué mi alma, pero mi alma no pude ver. Miré a mi Dios, pero mi Dios me escapaba. Busqué un amigo y luego me encontré a los tres.Dios no está presente en los ídolos. Sus sentimientos son su dios. El alma es su templo.A Dios le pedí una estrella para regalártela y ¿sabes que me contestó?... ¡para qué darle una estrella a quién tiene el cielo ganado!.Busqué mi alma, pero mi alma no pude ver. Busqué a mi Dios, pero mi Dios me escapaba. Busqué a mi hermano y me encontré con los tres.No matarás, pues Dios da a todos la vida, y lo que Dios ha dado no debe el hombre arrebatarlo. Pues en verdad os digo que de una misma Madre procede cuanto vive sobre la tierra. Por tanto quien mata, mata a su hermano. (...) Y la carne de los animales muertos en su cuerpo se convertirá en su propia tumba. Pues en verdad os digo que quien mata se mata a sí mismo, y quien come la carne de animales muertos come del cuerpo de la muerte.