Desterremos de nuestro espíritu toda maliciosa conjetura; veamos las cosas con simplicidad y juzguémoslas benignamente


desterremos-nuestro-espíritu-toda-maliciosa-conjetura-veamos-cosas-simplicidad-y-juzguémoslas-benignamente
lucio anneo senecadesterremosnuestroespíritutodamaliciosaconjeturaveamoscosassimplicidadjuzguémoslasbenignamentedesterremos dede nuestronuestro espírituespíritu todatoda maliciosamaliciosa conjeturaveamos laslas cosascosas concon simplicidadsimplicidad yy juzguémoslasjuzguémoslas benignamentedesterremos de nuestrode nuestro espíritunuestro espíritu todaespíritu toda maliciosatoda maliciosa conjeturaveamos las cosaslas cosas concosas con simplicidadcon simplicidad ysimplicidad y juzguémoslasy juzguémoslas benignamentedesterremos de nuestro espíritude nuestro espíritu todanuestro espíritu toda maliciosaespíritu toda maliciosa conjeturaveamos las cosas conlas cosas con simplicidadcosas con simplicidad ycon simplicidad y juzguémoslassimplicidad y juzguémoslas benignamentedesterremos de nuestro espíritu todade nuestro espíritu toda maliciosanuestro espíritu toda maliciosa conjeturaveamos las cosas con simplicidadlas cosas con simplicidad ycosas con simplicidad y juzguémoslascon simplicidad y juzguémoslas benignamente

La pureza y la simplicidad son las dos alas con las cuales el hombre se eleva por encima de la tierra y toda la naturaleza temporal.La conciencia requiere solamente que prestemos atención a las cosas y que las veamos tal como son. No requiere que cambiemos nada.Nobleza de espíritu tiene más que ver con la simplicidad que por la representación, la sabiduría en lugar de la riqueza, el compromiso en lugar de la ambición.La belleza se encuentra en la simplicidad de las cosasLa verdadera felicidad, se encuentra en la simplicidad de las cosas.Nosotros