De cualquier forma los celos son en realidad una consecuencia del amor: os guste o no, existen.


de-cualquier-forma-celos-son-realidad-consecuencia-del-amor-os-guste-o-no-existen
robert louis stevensoncualquierformacelossonrealidadconsecuenciadelamorosgustenoexistende cualquiercualquier formaforma loslos celoscelos sonson enen realidadrealidad unauna consecuenciaconsecuencia deldel amoros gusteguste oo node cualquier formacualquier forma losforma los celoslos celos soncelos son enson en realidaden realidad unarealidad una consecuenciauna consecuencia delconsecuencia del amoros guste oguste o node cualquier forma loscualquier forma los celosforma los celos sonlos celos son encelos son en realidadson en realidad unaen realidad una consecuenciarealidad una consecuencia deluna consecuencia del amoros guste o node cualquier forma los celoscualquier forma los celos sonforma los celos son enlos celos son en realidadcelos son en realidad unason en realidad una consecuenciaen realidad una consecuencia delrealidad una consecuencia del amor

De cualquier forma los celos son en realidad una consecuencia del amor: os guste o no, existenLos celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amorLos celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor.Los celos son más el resultado del amor propio que del verdadero amor.Los celos son el colesterol del amor.La enfermedad más grave del amor no son los celos sino la decepción. todos los amantes la padecen, pero son muy pocos los que sobreviven a sus estragos.