Cuando se consigue bueno en vivir sus momentos presentes un día a la vez, se verá a sí mismo cambiando delante de sus propios ojos sorprendidos.


cuando-se-bueno-vivir-momentos-presentes-día-a-vez-se-verá-a-sí-mismo-cambiando-delante-propios-ojos-sorprendidos
anita moorjanisebuenovivirmomentospresentesdíavezvermismocambiandodelantepropiosojossorprendidoscuando sese consigueconsigue buenobueno enen vivirvivir sussus momentosmomentos presentespresentes unun díala vezse verásí mismomismo cambiandocambiando delantedelante desus propiospropios ojosojos sorprendidoscuando se consiguese consigue buenoconsigue bueno enbueno en viviren vivir susvivir sus momentossus momentos presentesmomentos presentes unpresentes un díadía a laa la vezverá a sía sí mismosí mismo cambiandomismo cambiando delantecambiando delante dedelante de susde sus propiossus propios ojospropios ojos sorprendidoscuando se consigue buenose consigue bueno enconsigue bueno en vivirbueno en vivir susen vivir sus momentosvivir sus momentos presentessus momentos presentes unmomentos presentes un díaun día a ladía a la vezse verá a síverá a sí mismoa sí mismo cambiandosí mismo cambiando delantemismo cambiando delante decambiando delante de susdelante de sus propiosde sus propios ojossus propios ojos sorprendidoscuando se consigue bueno ense consigue bueno en vivirconsigue bueno en vivir susbueno en vivir sus momentosen vivir sus momentos presentesvivir sus momentos presentes unsus momentos presentes un díapresentes un día a laun día a la vezse verá a sí mismoverá a sí mismo cambiandoa sí mismo cambiando delantesí mismo cambiando delante demismo cambiando delante de suscambiando delante de sus propiosdelante de sus propios ojosde sus propios ojos sorprendidos

Cuando le ofende la culpa de cualquier hombre, a su vez a sí mismo y estudiar sus propios fallos. A continuación, se olvidará de su ira.Si hizo ver con sus propios ojos o escuchar con sus propios oídos, no invente con su pequeña mente y compartirlo con su gran boca.Si no lo vio con sus propios ojos o escuchar con sus propios oídos, no invente con su pequeña mente y compartirlo con su gran boca.Nadie se convierte en hombre si antes no ha adquirido una gran experiencia de sí mismo con la que se revela a sus propios ojos, se forja un juicio sobre sí mismo y determina así en cierto modo su destino y su vida.Una vez que usted se centra en sus regalos en lugar de sus problemas, todo tu perspectiva cambiará y se verá bendiciones en todas partesCada vez que hacemos algo bueno en la vida, aun cuando nadie está mirando, nos elevamos un poco en nuestros propios ojos! Siempre seguir subiendo.