Cuántas veces hemos dejado que la suerte se nos escape de las manos. unas sin querer y otras por no querer. la ilusa mal interpretación de una esperanza ahoga muchas veces a una posible realidad. cuando mañana mires y veas algo posible, no juegues a la temeridad. ahoga con tu abrazo lo que te llegue, vive intensa y de una vez, tu realidad. samuel akinin levy


cuántas-veces-hemos-dejado-que-suerte-se-escape-manos-querer-y-otras-no-querer-ilusa-mal-interpretación-esperanza-ahoga-muchas-veces-a
samuel akinincuntasveceshemosdejadoquesuerteseescapemanosquererotrasnoquererilusamalinterpretaciónesperanzaahogamuchasposiblerealidadmañanamiresveasalgoposiblejueguestemeridadtuabrazotellegueviveintensavezsamuelakininlevycuántas vecesveces hemoshemos dejadodejado queque lala suertesuerte sese nosnos escapeescape delas manossin quererquerer yy otrasotras porno quererla ilusailusa malmal interpretacióninterpretación deuna esperanzaesperanza ahogaahoga muchasmuchas vecesuna posibleposible realidadcuando mañanamañana miresmires yy veasveas algoalgo posibleno jueguesla temeridadahoga concon tutu abrazoabrazo lolo queque tete lleguevive intensaintensa yuna veztu realidadsamuel akininakinin levycuántas veces hemosveces hemos dejadohemos dejado quedejado que laque la suertela suerte sesuerte se nosse nos escapenos escape deescape de lasde las manosunas sin querersin querer yquerer y otrasy otras porotras por nopor no quererla ilusa malilusa mal interpretaciónmal interpretación deinterpretación de unade una esperanzauna esperanza ahogaesperanza ahoga muchasahoga muchas vecesveces a unaa una posibleuna posible realidadcuando mañana miresmañana mires ymires y veasy veas algoveas algo posiblejuegues a laa la temeridadahoga con tucon tu abrazotu abrazo loabrazo lo quelo que teque te lleguevive intensa yintensa y dede una vezsamuel akinin levy

Nos preguntamos si el alma existe. ¿cuántas veces sin motivo y sin razón aparente lloramos? ¿cuántas veces nos detenemos a pensar en lo que jamás se nos hubiera ocurrido? ¿cuántas veces algo en nuestro interior pareciera que nos preguntara sin descanso por algo que no hemos hecho o por algo que debemos hacer? sin dudas que eso que mueve lo que no imaginamos, es el alma de cada uno de nosotros. samuel akinin levyCuantas veces nos sucede que queremos hablar y callamos. otras, hablamos cuando en verdad deberíamos callar. la tesitura que a veces tomamos es nuestra peor carta para llegar a lo que en verdad hemos estado pidiendo por tiempo y una vez al alcance de la mano, lo perdemos por tratar de detener el agua entre los dedos de la mano. samuel akinin levyA veces nuestra mente nos juega bromas pesadas y cuando debemos decir sí, decimos lo contrario o viceversa. en el primer caso, perdemos por no jugar cuántas veces se nos va de la mano la suerte sin que nos demos cuenta, aunque sí, nos damos cuenta cuando ya nada podemos hacer para rectificar. por ello, lo recomendable es que debemos darnos una oportunidad cada vez que sea necesaria. samuel akinin levyEl amor es una acción que se desgasta, es una entrega que no vuelve, es la fuente que nos impacta y permite a veces a otros que, con su apatía, nos hiere. cuando se nos va un amor, el cuerpo sigue produciendo sentimientos, muchas de las veces con afectos contrarios. concienticemos la realidad, no todo nos fue dado de por vida. vivimos lo que pudimos, lo disfrutamos y si ahora ha tomado otro camino, guardemos el amor hasta que a otro ser mejor, podamos entregarlo.,,samuel akinin levy¿cuántas veces nos quejamos de la suerte? pareciera que ella de algún modo nos ha olvidado. cuando la verdad verdadera es que no sólo nos ha tocado a las puertas, casi nos la ha derrumbado, sucede, que nos hemos vuelto sordos y además de a ella, la hemos despreciado.,,lo digo, pues si queremos ser justos y sinceros, se nos han dado muchos de los deseos, nos han regalado más que tesoros, alegrías. gozamos de una salud ansiada por otros y con todo y ello, seguimos siendo ciegos. samuel akinin levyNo nos damos cuenta y dejamos que algunos malos instintos broten, echen a perder lo que por años hemos cuidado y nos enfrenta a veces con uno de los seres que más amamos. indiscutiblemente que el amor abandonado, atrae un poco el deseo de venganza, la necesidad de un querer y termina por justificar lo injustificable del por qué. a quien hemos amado, puede que no lo volvamos a hacer. pero de allí a odiarlo es sólo la acción de un mal entender.,,samuel akinin levy