Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no pude incendiar un bosque.


creer-que-enemigo-débil-no-dañarnos-creer-que-chispa-no-pude-incendiar-bosque
creerqueenemigodébilnodañarnoscreerchispapudeincendiarbosquecreer queque unun enemigoenemigo débildébil nono puedepuede dañarnoses creercreer queque unauna chispachispa nono pudepude incendiarincendiar unun bosquecreer que unque un enemigoun enemigo débilenemigo débil nodébil no puedeno puede dañarnoses creer quecreer que unaque una chispauna chispa nochispa no pudeno pude incendiarpude incendiar unincendiar un bosquecreer que un enemigoque un enemigo débilun enemigo débil noenemigo débil no puededébil no puede dañarnoses creer que unacreer que una chispaque una chispa nouna chispa no pudechispa no pude incendiarno pude incendiar unpude incendiar un bosquecreer que un enemigo débilque un enemigo débil noun enemigo débil no puedeenemigo débil no puede dañarnoses creer que una chispacreer que una chispa noque una chispa no pudeuna chispa no pude incendiarchispa no pude incendiar unno pude incendiar un bosque

Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no puede incendiar el bosqueCreer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede causar un incendio.Usted puede creer en Dios sin creer en la inmortalidad, pero es difícil ver cómo alguien puede creer en la inmortalidad y no creer en DiosLa mejor estrategia competitiva es hacer creer al enemigo precisamente lo que quiere creer.Creer en alguien es bueno, creer en uno mismo es grande, creer en Dios es todo.No puedo creer que pude ser tan ciego.