Creer que un enemigo débil no puede dañarnos es creer que una chispa no puede causar un incendio.


creer-que-enemigo-débil-no-dañarnos-creer-que-chispa-no-causar-incendio
saadicreerqueenemigodébilnodañarnoscreerchispacausarincendiocreer queque unun enemigoenemigo débildébil nono puedepuede dañarnosdañarnos eses creercreer queque unauna chispachispa nono puedepuede causarcausar unun incendiocreer que unque un enemigoun enemigo débilenemigo débil nodébil no puedeno puede dañarnospuede dañarnos esdañarnos es creeres creer quecreer que unaque una chispauna chispa nochispa no puedeno puede causarpuede causar uncausar un incendiocreer que un enemigoque un enemigo débilun enemigo débil noenemigo débil no puededébil no puede dañarnosno puede dañarnos espuede dañarnos es creerdañarnos es creer quees creer que unacreer que una chispaque una chispa nouna chispa no puedechispa no puede causarno puede causar unpuede causar un incendiocreer que un enemigo débilque un enemigo débil noun enemigo débil no puedeenemigo débil no puede dañarnosdébil no puede dañarnos esno puede dañarnos es creerpuede dañarnos es creer quedañarnos es creer que unaes creer que una chispacreer que una chispa noque una chispa no puedeuna chispa no puede causarchispa no puede causar unno puede causar un incendio

Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no pude incendiar un bosque.
creer-que-enemigo-débil-no-dañarnos-creer-que-chispa-no-pude-incendiar-bosque
La mejor estrategia competitiva es hacer creer al enemigo precisamente lo que quiere creer. -Anónimo
la-mejor-estrategia-competitiva-creer-al-enemigo-precisamente-que-quiere-creer