Al que juró hasta que ya nadie confió en él; mintió tanto que ya nadie le cree; y pide prestado sin que nadie le dé; le conviene irse a donde nadie lo conozca.


al-que-juró-hasta-que-ya-nadie-confió-él-mintió-tanto-que-ya-nadie-le-cree-y-pide-prestado-que-nadie-le-dé-le-conviene-irse-a-nadie-conozca
alquejuróhastayanadieconfióélmintiótantolecreepideprestadoconvieneirseconozcaal queque jurójuró hastahasta queque yaya nadienadie confióconfió enmintió tantotanto queque yaya nadienadie lele creey pidepide prestadoprestado sinsin queque nadienadie lele déle convieneconviene irsedonde nadienadie lolo conozcaal que juróque juró hastajuró hasta quehasta que yaque ya nadieya nadie confiónadie confió enconfió en élmintió tanto quetanto que yaque ya nadieya nadie lenadie le creey pide prestadopide prestado sinprestado sin quesin que nadieque nadie lenadie le déle conviene irseirse a dondea donde nadiedonde nadie lonadie lo conozca

Al que juró hasta que ya nadie confió en él; mintió tanto que ya nadie le cree; y pide prestado sin que nadie le dé; le conviene irse a donde nadie lo conozcaNadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Esa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.Algunas señales del que progresa en el estudio de la sabiduría: a nadie censura, a nadie alaba, no se queda de nadie, y no acusa a nadie, no habla de sí como si él fuera o supiera algoMe sentí herida cuando perdí a los hombres de los que me enamoré. Hoy, estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Ésa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.Quiero decirte que nadie, ¡nunca!, ¡jamás!, te ha sometido. nadie, nadie, ¡pero nadie!, te ha hecho daño. sólo han retrasado, ¡y reforzado!, tu llegada a la cima. eso es todo. cuántos enemigos tienes: qué tan fuerte eres. me atrevería a decir.Nadie puede deprimir. Nadie puede causarle ansiedad. Nadie puede lastimar sus sentimientos. Nadie te puede hacer más que lo que permite que el interior de nada.