Acostúmbrate a pensar que la muerte nada es para nosotros, porque todo bien y mal reside en la sensación, y la muerte es privación del sentir.


acostúmbrate-a-pensar-que-muerte-nada-y-mal-reside-sensación-y-muerte-privación-del-sentir
epicuroacostúmbratepensarquemuertenadamalresidesensaciónprivacióndelsentirpensar queque lala muertemuerte nadanada esy malmal residereside enla sensaciónla muertemuerte eses privaciónprivación deldel sentiracostúmbrate a pensara pensar quepensar que laque la muertela muerte nadamuerte nada esnada es parabien y maly mal residemal reside enreside en laen la sensacióny la muertela muerte esmuerte es privaciónes privación delprivación del sentiracostúmbrate a pensar quea pensar que lapensar que la muerteque la muerte nadala muerte nada esmuerte nada es paranada es para nosotrostodo bien y malbien y mal residey mal reside enmal reside en lareside en la sensacióny la muerte esla muerte es privaciónmuerte es privación deles privación del sentiracostúmbrate a pensar que laa pensar que la muertepensar que la muerte nadaque la muerte nada esla muerte nada es paramuerte nada es para nosotrosporque todo bien y maltodo bien y mal residebien y mal reside eny mal reside en lamal reside en la sensacióny la muerte es privaciónla muerte es privación delmuerte es privación del sentir

¿Muerte? ¿Por qué este alboroto acerca de la muerte? Use su imaginación, tratar de visualizar un mundo sin muerte! La muerte es la condición esencial de la vida, no un mal.La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somosLa muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos,la muerte no es y cuando la muerte es,nosotros ya no somosNo hay que buscar la muerte. La muerte te encontrará. Más bien, busquen el camino que hace que la muerte de una realización.Los hombres deben escoger entre la vida y la muerte. la vida consiste en el espíritu; la muerte, en la carne. la vida del espíritu es el bien, la luz; la vida de la carne es el mal, las tinieblas