A menudo hacemos ostentatación de nuestras pasiones, incluso de las más criminales, pero la envidia es una pasión timida y vergonzosa que nunca nos atrevemos a confesar.


a-menudo-ostentatación-nuestras-pasiones-más-criminales-envidia-pasión-timida-y-vergonzosa-que-nunca-atrevemos-a-confesar
françois de la rochefoucauldmenudoostentataciónnuestraspasionesmscriminalesenvidiapasióntimidavergonzosaquenuncaatrevemosconfesarmenudo hacemoshacemos ostentataciónostentatación dede nuestrasnuestras pasioneslas másmás criminalesla envidiaenvidia esuna pasiónpasión timidatimida yy vergonzosavergonzosa queque nuncanunca nosnos atrevemosa menudo hacemosmenudo hacemos ostentataciónhacemos ostentatación deostentatación de nuestrasde nuestras pasionesde las máslas más criminalespero la envidiala envidia esenvidia es unaes una pasiónuna pasión timidapasión timida ytimida y vergonzosay vergonzosa quevergonzosa que nuncaque nunca nosnunca nos atrevemosatrevemos a confesar

Somos las elecciones que hacemos y somos las posibilidades que tomamos, nadie más. Hacemos nuestro futuro con nuestras acciones, buenas o malas es todo en nuestras manos
somos-elecciones-que-y-posibilidades-que-tomamos-nadie-más-hacemos-nuestro-futuro-nuestras-acciones-buenas-o-malas-nuestras-manos
No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas -Séneca
no-atrevemos-a-muchas-cosas-son-difíciles-son-difíciles-no-atrevemos-a-hacerlas